Primario

Propiedades y Beneficios del Ácido Fólico – Folato

ÁCIDO FÓLICO – FOLATO

La vitamina B9, más conocida como folato o ácido fólico, se encuentra en muchos alimentos, como los vegetales de hojas verdes, los cereales, las carnes y las frutas.

El folato es necesario para la formación de las células rojas y blancas de la sangre en la médula ósea, la conversión de los carbohidratos en energía y la producción de ADN y ARN.

Comer la cantidad adecuada de folato es muy importante durante los períodos de rápido crecimiento como en el embarazo, la infancia y la adolescencia.

En el contenido de este artículo veremos:

  1. Consumo recomendado de folato
  2. Beneficios y propiedades de consumir ácido fólico.
  3. Alimentos ricos en ácido fólico
  4. Riesgos potenciales para la salud de consumir ácido fólico.

 

CONSUMO RECOMENDADO

La cantidad diaria recomendada para las personas de 14 años es de 400 microgramos al día.

En mujeres que estén embarazadas se recomienda aumentar la ingesta de ácido fólico a 600 microgramos por día con el objetivo de prevenir los defectos del tubo neural al feto.

Dietas equivocadas, el alcoholismo, el aumento de los requisitos relacionados con el crecimiento y trastornos intestinales que causan una mala absorción son las causas más comunes de deficiencia de folato.

Es posible obtener suplementos de folato, pero siempre es mejor obtener cualquier vitamina o mineral por medio de los alimentos.

Está demostrado en diferentes estudios que el aislamiento de ciertos nutrientes en forma de suplemento no nos proporciona los mismos beneficios para la salud que consumir estos nutrientes a través de los alimentos completos.

En primer lugar prioriza conseguir los requerimientos diarios de folato a través de los alimentos y después utiliza los suplementos para asegurarte que no carezcas de ningún nutriente, pero la prioridad siempre los alimentos.

 

BENEFICIOS PARA LA SALUD DE CONSUMIR ÁCIDO FÓLICO

Reducir los riesgos de sufrir defectos en el nacimiento de los niños.

Una ingesta adecuada es vital para las mujeres embarazadas con el objetivo de proteger a sus hijos contra los defectos del tubo neural y del aborto. Estudios recientes también han demostrado que el nivel de folato de un padre antes de la concepción es importante para el niño.

 

Menor riesgo de depresión

El folato ayuda a prevenir la depresión mediante la prevención de que se forme un exceso de homocisteína en el cuerpo, lo cual puede bloquear que la sangre y otros nutrientes lleguen al cuerpo. El exceso de homocisteína interfiere con la producción de las hormonas que hacen que nos sintamos bien, como la serotonina, la dopamina y la norepinefrina, las cuales no sólo regula el estado de ánimo, también el sueño y el apetito.

 

ácido fólico

 

Mantener un corazón sano

El exceso de los niveles de homocisteína también es una señal para sufrir enfermedad arterial coronaria. Las personas con niveles superiores a lo normal de homocisteína tienen 1,7 veces más probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón y 2,5 veces más probabilidades de sufrir un derrame cerebral.

 

Prevención del cáncer.

Los niveles bajos de ingesta de folatos se ha demostrado que aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama en las mujeres. Consumir de manera adecuada folato a través de los alimentos también se ha demostrado ser muy positivo para la protección del cáncer de colon, estómago, páncreas y cuello uterino.

Aunque en la actualidad se desconoce cual es el mecanismo de protección, los expertos creen que los efectos protectores del folato tienen algo que ver con su papel en el ADN y en la producción de ARN. No hay evidencia de que los suplementos de folato nos proporcionen los mismos beneficios contra el cáncer.

 

ALIMENTOS RICOS EN ÁCIDO FÓLICO

La biodisponibilidad ( la capacidad de nuestro cuerpo para absorber, usar y conservar ) el ácido fólico es muy variable entre los alimentos y es difícil de medir. Hay 150 formas diferentes de ácido fólico y se pueden sufrir pérdidas del 50 al 90% en el proceso de cocción, almacenamiento o procesamiento. Las mejores fuentes de ácido fólico son los vegetales verdes, las legumbres y el hígado. También podemos encontrar folatos en algunos cereales para el desayuno y en otros alimentos fortificados.

  • 1 taza de espárragos cocidos: 243 microgramos
  • 70 gramos de hígado de ternera: 215 microgramos
  • Media taza de lentejas cocidas: 179 microgramos
  • 1 taza de brócoli cocido: 168 microgramos
  • Media taza de frijoles blancos cocidos: 132 microgramos
  • Media taza de espinacas cocinadas: 131 microgramos
  • 1 taza de lechuga romana: 64 microgramos
  • Media taza de aguacate cruda: 59 microgramos
  • 1 yema de huevo: 27 microgramos
  • 1 plátano: 24 microgramos
  • 1 taza de setas portabella a la parrilla: 23 microgramos

 

RIESGOS POTENCIALES DE CONSUMIR ÁCIDO FÓLICO

No se han encontrado efectos adversos de la alta ingesta de ácido fólico vía oral. Los altos niveles de ácido fólico por vía intravenosa pueden provocar convulsiones.

Antes de iniciar suplementación de folato, consulta con tu médico para asegurarte de que no vas a interferir con los médicamentos que puedas estar tomando. El uso a largo plazo de la suplementación con ácido fólico puede enmascarar una deficiencia de B-12 subyacente y esto puede poner en riesgo la vida.

  1. Susie 15 octubre, 2015 at 8:10 #

    Interesante!!!!!!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies