Primario

grasas trans

Químicos que te Están Matando – Grasas Trans y Saborizantes

En artículos anteriores hablábamos de los dos primeros químicos presentes en nuestra alimentación, Las hormonas de crecimiento de la carne, los antibióticos,  los pesticidas,  harina enriquecida y refinadaBisfenol A, el jarabe de maíz de alta fructosa y los edulcorantes y conservantes

Seguimos hablando de los químicos que nos encontramos en nuestras comidas cada día, hoy le toca el turno a las grasas trans y a los saborizantes artificiales y naturales.

 

GRASAS TRANS

Las grasas trans se han ido haciendo populares en los últimos tiempos, sobretodo por su presencia en los medios de comunicación, desgraciadamente, aparecen con frecuencia en ellos.

Estas grasas están presentes de manera muy pequeña en las carnes rojas y en los derivados lácteos realizados con leche entera; sin embargo, la mayoría de este tipo de grasas proceden de un proceso de transformación humano que se conoce hidrogenación, el cual convierte los aceites vegetales en grasas sólidas. Las grasas trans ayudan a que los alimentos procesados se mantengan sólidos a temperatura ambiente y a aumentar su duración.

grasas trans

Cuando estas grasas se producen a partir de procesos industriales, pueden provocar la muerte, aun en cantidades pequeñas. Según un estudio realizado al respecto de este tipo de grasas, tomando tan sólo 40 calorías de ellas cada día, lo que serían una o dos galletas, puede incrementar el riesgo de sufrir enfermedad cardíaca en un 23%.

Se sospecha que este tipo de grasas pueden provocar otros problemas de salud, ya que provocan que se eleve el azúcar en sangre, afectan a la función inmunitaria y hacen que se hagan más grandes y numerosas las células grasas de nuestro organismo.

 

QUÉ HACER AL RESPECTO

Es fácil descubrir donde se pueden encontrar las grasas trans. Basta con buscar en la etiqueta del producto ” parcialmente hidrogenados “, galletas, pasteles y otros productos de bollería industrial, masas y aperitivos pueden llevarla entre sus ingredientes.

Nunca te fíes de términos como ” Sin grasas trans ” que puedan aparecer en el envase del producto, es vital que mires en los ingredientes para verificar que no estén presentes en el producto.

Por suerte cada día hay menos grasas trans en los alimentos, pero todavía quedan , así que mientras tanto verifiquemos que nuestro alimento no las tenga.

 

SABORIZANTES ARTIFICIALES Y NATURALES

El siguiente químico presente en nuestros alimentos son los saborizantes artificiales y naturales. 

Los aditivos que se utilizan para aumentar el sabor de los alimentos proceden de compuestos tóxicos de bajo coste, como derivados de petroleo o tejidos de de diversas partes de los animales.

Es posible por ejemplo que cuando estés saboreando un rico helado de vainilla en realidad estés tomando creciones que proceden de las glándulas anales de los castores, ¿ Increíble verdad ? Pues es así.

Esta secreción se llama castóreo y se emplea como sabor natural en helados de vainilla, en los copos de avena con sabor a fresa y en diferentes productos con sabor a frambuesa.

Es probable también que cuando estés tomando un chicle lo que realmente estés mascando sea lanolina, una secreción oleosa que está presente en la lana de oveja y que añade a ciertos tipos de chicle para conseguir que se ablanden.

Los ” sabores naturales ” son de todos menos eso, naturales. De manera legal, los saborizantes naturales pueden contener derivados naturales del glutamato. Las excitotoxinas hacen que la comida sea más irresistible, pero provocan problemas de salud como accidentes cerebrovascular, enfermedad Alzheimer, enfermedad de Parkinson, obesidad, migrañas, fatiga y depresión.

Los compuestos químicos que se utilizan para hacer los saborizantes naturales engañan a la mente para que se desee comer más y más. Con esto las grandes compañías de alimentación secuestran nuestras papilas gustativas una a una al mismo tiempo que se enriquecen mientras nosotros seguimos comprando sus productos llenos de saborizantes naturales.

 

QUÉ HACER AL RESPECTO

Nunca te fíes de la palabra ” natural ” en el envase de un producto, casi siempre es falso. Cuando veas en la etiqueta de un producto ” saborizantes naturales ” en mejor que lo devuelvas al estante. Está en tu mano no hacer nada ante estas practicas mafiosas de la industria de la alimentación o considerarlas en enemigo y hacerles frente dejando de comprar sus productos. La solución es más sencilla de lo que parece, sólo tienes que comprar alimentos orgánicos y otros productos que no tengan saborizantes añadidos.

En el próximo artículo seguiremos hablando de los químicos presentes en nuestros alimentos, concretamente de los colorantes alimentarios y los acondicionadores de masa, no te lo pierdas, eliminando de tus comidas tu salud, tu físico, tu estado de ánimo y tu energía pueden cambiar de manera increíble.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR