Primario

carragenina

Químicos en Alimentos que nos Están Matando – Parte 7

En artículos anteriores hablábamos de los dos primeros químicos presentes en nuestra alimentación, Las hormonas de crecimiento de la carne, los antibióticos,  los pesticidas,  harina enriquecida y refinadaBisfenol A, el jarabe de maíz de alta fructosa, los edulcorantes y conservantes, las grasas trans y los saborizantes y los colorantes alimentarios y los acondicionadores de masa.

Acabamos el artículo de los 15 químicos presentes en nuestras comidas con los últimos 3 químicos que nos faltan de la lista, son la carragenina, el glutamato monosódico ( GMS ) y los metales pesados y las neurotoxinas.

 

CARRAGENINA

Este aditivo muy presente en muchos productos para controlar el peso tiene efectos inflamatorios. La función que tiene este aditivo en los productos es la de espesante, estabilizador y/o emulsionante ( una sustancia que se ocupa de mantener unidos líquidos que tienen tendencia a separarse ).

carragenina

La mala noticia es que está permitido utilizar la carragenina en algunos productos orgánicos, como por ejemplo en las leches de origen vegetal, a pesar de que se ha podido comprobar que puede provocar problemas digestivos, los cuales van desde el síndrome del intestino irritable hasta el cáncer de colón. En este momento diferentes organizaciones activistas que luchan por proteger los alimentos orgánicos están combatiendo por conseguir eliminar este aditivo de los alimentos orgánicos, sin duda, sería bueno que se pueda conseguir esto.

 

QUÉ HACER AL RESPECTO

Puedes encontrar este aditivo en leches de origen vegetal y animal y en productos como el queso, yogur, requesón, crema agria, nata, helados y fiambres. Teniendo en cuenta que se trata de un aditivo que podemos considerar sospechoso en importante que compruebes que no se encuentre en los listados de ingredientes de los alimentos que vas a comprar.

 

Vamos con el siguiente químico.

GLUTAMATO MONOSÓDICO ( GMS )

El glutamato monosódico tiene como función potenciar el sabor de los alimentos, podemos encontrarlo por ejemplo en la comida rápida y en los alimentos procesados. Al tomar el GMS se consigue excitar a las neuronas cerebrales.

A la industria de la alimentación le puede parecer una buena idea utilizar este químico para hacer más sabrosos alimentos que están insípidos pero nosotros tenemos que tener cuidado con el ya que cuenta con un historial de dudosa reputación.

Las personas que sean alérgicas a este aditivo pueden sufrir problemas en la piel, picores, náuseas, vómitos, depresión, asma, convulsiones y problemas del corazón.

También se ha podido comprobar que el GMS puede llevarnos a sufrir obesidad. En un estudio realizado en el año 2008 con 752 hombres y mujeres entre las cuales se encontraban personas que seguían una dieta en la que había GMS y personas que no lo tomaban, se pudo comprobar en los resultados del estudio que aquellas personas que tomaban glutamato monosódico presentaban 3 veces más de probabilidades de padecer sobrepeso.

La conclusión de los expertos es que como este aditivo consigue potenciar el sabor de los alimentos provoca que comamos más cantidad y que eso provoque que aumente nuestro peso. Las empresas de alimentación diseñan sus productos con el objetivo de conseguir sabores irresistibles y que persistan en nuestra memoria , con el fin de que consumamos más cantidad de ese alimento. ¿ Qué te parece ?

Personalmente digo NO GRACIAS, prefiero comer alimentos nutritivos que ricos en sabores irreales, eso hará que mi salud no se vea perjudicada.

 

QUÉ HACER AL RESPECTO

Puedes encontrar el GMS en las etiquetas de los productos como glutamato monosódico, lo encontrarás principalmente en patatas fritas, salsas, congelados, sopas y guisos. Haz todo lo posible por evitarlo.

 

METALES PESADOS Y NEUROTOXINAS

¿ Te gustaría comer aluminio, plomo, mercurio o arsénico ? Me temo que habrás respondido con un rotundo NO.

La realidad es que muy probablemente tu cuerpo esté lleno de estos metales y tú ni siquiera lo sepas.

¿ Cómo ha ocurrido esto ? La respuesta es fácil, a través de los alimentos tratados con pesticidas, como son los pescados de piscifactoría y en los alimentos procesados.

El problema aquí radica en que nuestro organismo tiene problemas para eliminar todos estos residuos, los cuales quedan almacenados en los tejidos de grasa de nuestro cuerpo, pasando con el tiempo a la sangre, cerebro, pulmones, corazón, ojos, estómago, hígados y órganos sexuales. De manera muy especial estos metales especialmente tóxicos para las células del cerebro, al que llegan a provocarle problemas de memoria, migrañas y envejecimiento de nuestras neuronas.

 

QUÉ HACER AL RESPECTO

No es fácil evitar la exposición a los metales pesados, por lo cual te recomiendo tomar alimentos que depuren tu organismo, contribuyendo con ello a que se eliminen estos peligrosos venenos:

  • Cilantro o perejil chino: Ayuda a eliminar el mercurio, aluminio y plomo.
  • Verduras crucíferas: Brecol, la col rizada, repollo y diente de leon. Todos estos vegetales tienen gran cantidad de antioxidantes, lo cual activa diferentes enzimas que consiguen limpiar nuestro organismo.
  • Alimentos que sean altos en azufre:  Como es el caso de la cebolla o el ajo, los cuales también son muy buenos para limpiar todos estos químicos tóxicos de nuestro organismo.

Es aconsejable que no tomes pescado más de una o dos veces a la semana y que consultes cuáles son aquellos que tienen menos cantidad de mercurio, puedes hacerlo en vivosano.org

Deja tu comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR