Primario

8 Consejos para Adelgazar que no Funcionan ¡ Comprobado !!

Si miras en internet encontrarás mil y un consejos para adelgazar.consejos para adelgazar que no funcionan

Aunque algunos de estos consejos para bajar de peso son buenos, otros son inútiles e incluso perjudiciales.

En este artículo veremos 8 consejos para bajar de peso que debes ignorar totalmente.

 

8 CONSEJOS PARA ADELGAZAR QUE NO FUNCIONAN

 

1.- DESAYUNA SIEMPRE, AUNQUE NO TENGAS HAMBRE

Habrás oído el consejo que dice que es importante desayunar para aumentar el metabolismo después de haber dormido toda la noche.

Esto ha provocado que muchas personas se obliguen a desayunar, incluso sin tener hambre. La realidad es que desayunar, no tiene porque ser positivo para la pérdida de peso.

De hecho, se ha demostrado que comer o saltarse el desayuno tiene poco impacto sobre el peso, y que incluso el no tomarlo, puede dar lugar a un poco más de pérdida de peso.

Se vio en un estudio, que las personas que se saltaban el desayuno tomaban 140 calorías más en la comida que las que habían desayunado, sin embargo, al final del día, su consumo total era de 400 calorías menos.

No desayunar es una manera de hacer ayuno intermitente, lo que se ha comprobado que nos ayuda a bajar de peso y a mejorar la salud.

Cada persona es diferente, a algunas personas puede funcionarles más que otras lo de desayunar. Si no tienes hambre por la mañana, entonces no hay razón para que desayunes.

Si tienes hambre, toma un desayuno rico en proteínas, te sentirás más saciado y llegarás con menos hambre a la comida.

Conclusión: Desayunar no ayuda a perder peso. Si no tienes hambre, no desayunes. Si tienes hambre, toma un desayuno rico en proteínas.

 

2.- NO TE PESES TODOS LOS DÍAS

estrategias para adelgazar

Tu peso puede variar de un día para otro por diferentes factores.

Por ello, se suele recomendar el no subirse a la báscula todos los días cuando se trata de perder peso.

Si bien esto parece tener sentido, lo contrario puede ser cierto.

Se ha podido comprobar que pesarse a diario no provoca trastornos de la alimentación o efectos psicológicos negativos.

Se vio en un estudio que duro 6 meses, que las personas que tenían sobrepeso y obesidad y se pesaron todos los días consiguieron comer menos calorías y perder hasta 5 kilos más que aquellos que se pesaron menos veces.

En otro estudio, se buscaron los hábitos que ayudaron a las personas a perder más peso, se comprobó que uno de ellos fue el subirse a menudo a la báscula para pesarse.

Tu peso puede variar de un día para otro por cambios hormonales y otros factores que influyen en el equilibrio de los líquidos, además de la frecuencia del movimiento intestinal. Estos cambios no reflejan la pérdida o la ganancia de grasa.

Pesándote a diario podrás comprobar de manera más sencilla qué funciona y qué no, además podrás confirmar también que tu peso va en la dirección correcta.

Conclusión: Los estudios realizados indican que pesarse de manera frecuente ayuda a perder más peso, en contra de lo que se suele pensar.

 

3.- HACER LIMPIEZAS CON ZUMOS

Las limpiezas con zumos, conocidas también como ayunos, tienen bastante éxito.

Los defensores de estas limpiezas indican que con ellas se puede conseguir perder hasta 4.5 kilos en una semana, además de que conseguirás eliminar toxinas.

Pero la realidad es que hay pocos estudios al respecto para comprobar la eficacia y seguridad de estas limpiezas con zumos.

En uno de estos estudios, las mujeres bebieron zumo de limón y una mezcla con jarabe que tenía menos de 500 calorías, esto durante 7 días.

Es cierto que perdieron peso y que hubo una reducción de la resistencia a la insulina y de los marcadores inflamatorios, pero también que perdieron una media de 0.3 kilos de músculo.

Cualquier dieta que hagas que sea baja en calorías provocará que pierdas peso, pero los resultados durarán poco tiempo. Con este tipo de limpiezas no consigues llevar a cabo unos hábitos alimenticios saludables necesarios para conseguir mantener el peso.

Es más, estos zumos suelen ser altos en azúcares y bajos en proteínas, lo cual es una mala combinación para controlar el apetito y para la salud.

Por la parte desintoxicante, comentar que de esto ya se encargan el hígado y otros órganos, los cuales realizan esta función cada día. No hay necesidad de una ” limpieza “.

Conclusión: Las limpiezas con zumos pueden provocar una pérdida de peso rápida, pero con ellas no conseguirás llevar a cabo los hábitos salubables que te ayuden a mantener el peso.

 

4.- NO BAJES DE PESO RÁPIDAMENTE

no bajar rápido

Otro consejo muy habitual es que perdamos peso poco a poco, que de esa manera nos será más segura la bajada de peso.

Está claro que está bien bajar de peso poco a poco, pero los estudios recientes han comprobado que bajar de peso rápido al inicio no aumenta el riesgo de volver a ganar peso. De hecho, parece ser que la pérdida de peso rápida al inicio es buena para la pérdida de peso a largo plazo.

Esto se vio en un estudio, las personas que perdieron 0.7 kilos por semana durante el primer mes, tuvieron 5 veces más probabilidades de perder el 10% de su peso corporal en un periodo de 18 meses, en comparación con aquellas que tuvieron una pérdida de peso más lenta.

Algunos métodos de pérdida de peso son mejores que otros. Reducir mucho las calorías puede provocar que consigas adelgazar rápido al principio, pero es un método poco sostenible en el tiempo.

Conclusión: Perder peso de manera rápida al inicio no aumenta el riesgo de recuperar el peso. De hecho, se ha comprobado que ayuda a mejorar los resultados.

 

5.- HACER MUCHO CARDIO

El ejercicio cardiovascular, conocido también como ejercicio aeróbico es muy bueno para la salud, para el corazón, para reducir el estrés, etc.

Pero la realidad es que no es vital para perder peso.

El ejercicio aeróbico en la pérdida de peso depende en gran medida de la persona.

Algunas personas pueden perder peso, otras mantenerlo e incluso las hay que ganan peso con el.

La mejor estrategia es mantener la masa muscular mientras pierdes peso, para conseguir esto necesitas combinar el entrenamiento de fuerza con cardio.

Conclusión: El ejercicio de cardio mejora la salud, pero no tiene porque ser efectivo en la pérdida de peso. Es importante que combines el entrenamiento de cardio con el de fuerza para conseguir mejores resultados.

 

6.- REDUCIR LOS ALIMENTOS ALTOS EN GRASAS BUENAS

comer aguacates

Evitar los alimentos que tienen grasas buenas cuando estás tratando de bajar de peso es una mala idea.

La grasa tiene el doble de calorías que las proteínas y los hidratos de carbono, pero también es muy saciante y necesita tiempo para ser digerida.

Las dietas bajas en grasa, en las que la grasa está por debajo del 30% de las calorías, suelen ofrecer resultados pobres en pérdida de peso.

Se vio en un estudio con 48000 mujeres, aquellas que hicieron una dieta baja en grasa consiguió perder sólo 0.5 kilos en 7 años.

Se ha podido demostrar que los alimentos ricos en grasas naturales son buenos para la pérdida de peso, como ejemplos tenemos a los aguacates, las nueces y el coco.

Los productos lácteos ricos en grasa contienen un tipo de grasa llamada ácido linoleico conjugado ( CLA ) la cual ayuda a reducir la grasa corporal y a mejorar la sensibilidad a la insulina.

Por el contrario, tomar productos sin grasa o bajos en grasa, en un intento de reducir las calorías puede ser perjudicial. Muchos de estos productos son ricos en azúcar refinada.

Aunque estos alimentos ricos en grasa puede ayudarte, tampoco se trata de excederse con ellos, al ser ricos en calorías un exceso provocaría que no perdiéramos peso.

Conclusión: Es una mala idea evitar los alimentos ricos en grasas buenas. Las dietas bajas en grasa está comprobado que ofrecen resultados pobres para la pérdida de peso.

 

7.- COMER CADA 2-3 HORAS

En los últimos tiempos se ha oído mucho el consejo de comer pequeñas comidas durante el día para mantener tu metabolismo. Hay que decir que esto es un mito.

Esto se ha analizado en estudios, y se ha visto que no hay diferencias de calorías quemadas entre personas que toman la misma cantidad de calorías en 2 ó en 7 comidas a lo largo del día.

En estos estudios se ha demostrado que comer muchas comidas pequeñas no da lugar a una mayor pérdida de peso, en comparación con comer 3 o menos veces al día.

El principal problema de comer muchas veces a lo largo del día es que es fácil acabar tomando demasiadas calorías.

Conclusión: Es un mito que comiendo muchas comidas pequeñas se aumente el metabolismo en comparación con comer menos en comidas más grandes. Aumentar el número de veces que comes no ayuda a perder peso.

 

8.- CENTRARSE SÓLO EN LAS CALORÍAS

huevos

Para perder peso necesitamos un déficit de calorías, pero la ingesta de calorías es sólo parte de la fórmula.

El tipo de alimentos que comes tiene un gran impacto sobre el hambre, el apetito y las hormonas que controlan tu peso.

Estos alimentos afectan a tu capacidad para lograr el déficit de calorías que necesitas.

Veamos ejemplos, comer un paquete de 100 calorías de oreo es una mala idea, ya que están hechas de carbohidratos refinados. Estos carbohidratos elevan los niveles de azúcar en sangre, hacen que tengas hambre y provocan que comas en exceso.

Por el contrario, si tomas la misma cantidad de calorías de alimentos ricos en proteínas, como por ejemplo el queso, se provocan cambios hormonales que hacen que estés más saciad@ y que con ello se reduzca tu hambre.

La proteína tiene un mayor efecto térmico que los carbohidratos o las grasas, lo que hace que quemes más calorías en su digestión.

Se ha demostrado a través de estudios que conseguimos reducir las calorías ingeridas de manera espontanea sólo reduciendo los carbohidratos que comemos, y que se provoca una mayor pérdida de peso con una dieta baja en carbohidratos que con una dieta baja en grasa.

Además, no es sencilla controlar las calorías que estás comiendo. Se comprobó en un estudios que las personas que tienen obesidad suelen subestimar el verdadero consumo de calorías en un promedio del 47%.

Comentar también, que la cantidad de calorías de los alimentos procesados suelen ser inexactas.

Conclusión: Las calorías son un factor importante, pero la calidad de las mismas también lo es cuando se trata de perder peso y mantenerlo.

 

MENSAJE FINAL

Cuando hablamos de adelgazar, cada persona es única y hay diferencias de una a otra, pero lo cierto es que hay muchas recomendaciones que puedes oír sobre pérdida de peso que realmente no funcionan.

 

Cuídate Mucho

Marcos

, , , , , , , , ,

  1. FERNANDO TRIANA GARCIA 6 mayo, 2016 at 21:24 #

    lanza hay que comer las 3 comidas , tomo el boldo en ayunas , 2 yogurt en todo el dia antes de las comida me tomo el siguiente te de boldo y hace que al orinar sale la orina bien amarilla y tambien estoy trotando bien temprano imposible que como estoy haciendo no me de resultado y peso 68 kilos si no que quiero ser delgado como siempre .digame si no esta bien como lo estoy haciendo nada de gaseosas ni de jugos comerciales ,el agua es lo mejor contesteme si esta bien.

  2. Carla 27 mayo, 2016 at 12:10 #

    si es verdad, todos estos consejos son los que escuchas a diario, y como dicen cada uno es diferente, y yo intente varios de estos pero sin resultados a largo plazo, pero con fuerza de voluntad sigo adelante con una dieta lo mas sana posible y variada y para la ansiedad que me mataba todo el tiempo logre calmarla con unas barritas de riquisimo chocolate que me sacian, son de la marca belladieta y de todo lo que probe estas me sirvieron, y no estoy picoteando como hacia antes, y llego bien a a las comidas, con algo de caminatas y mucho liquido estoy bajando de peso. y es asi al principio baje mucho y no volvi para atrás, y ahora sigo bajando mas tranqui, asi que gracias por todos estos consejos.

    • Marcos Meilán 30 mayo, 2016 at 18:43 #

      gracias a ti Carla por tu comentario y por contar tu experiencia.

      Gracias Gracias

      Marcos

  3. ana 3 mayo, 2017 at 10:09 #

    Hola Marcos. A ver si me puedes ayudar. yo tengo 39 años y llevo toda la vida con dietas. No me gusta mucho hacer ejercicio pero me esfuerzo lo que puedo.
    te explico.
    por tema de intolerancias y dolores de es´tomago frecuente,s me he mirado, y al final estoy haciendo la dieta paleo con una nutricionista. Camino rápido durante 50 minutos 3 veces a la semana y luego intento hacer 1 dia de yoga y algo más … caminar normal, etc.
    No hago ejercicios de fuerza (si no cuenta el yoga)
    El caso es que empecé la dieta hace dos meses con 63 kgs y el peso no ha variado, sin embargo, si ha variado la medida, ahora mido 5 cms de cintura menos pero aún así me agobio con el tema del peso… no debería pesarme, lo sé pero es que sencillamente no lo entiendo.

    He pensado hacer un par de días ejercicios en casa; media hora de sentadillas, abs, zancadas y cosas así pero sin cardio, lo notaré?
    .
    GRacias

  4. Maria 15 mayo, 2017 at 1:14 #

    En el punto 2 dices, no te peses todos los días, y la conclusión me lanza a si hacerlo o hacerlo a menudo. Aclara eso.
    Yo en lo personal no lo hago jamás, llevo una vida baja en carbos, ejercicio y lo que me atrae es verme bien y sentirme bien (energía, buen humor, buen sueño) más no traumarme por el peso.

    • Maria 15 mayo, 2017 at 1:21 #

      Hay puntos que afirman la conclusión y otros que la niegan, asegúrate de la redacción. Puede ser confuso para principiantes. Yo no lo soy, pero pueden tirarte al suelo los buenos argumentos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies