Primario

7 Razones para Elegir una Dieta Baja en Carbohidratos en Lugar de una Baja en Grasas

No todo el mundo debe comer la misma dieta.carb

Somos diferentes, y lo que funciona para una persona puede no funciona para otra.

Diferentes estilos para diferentes personas.

Sin embargo, muchas personas pueden beneficiarse de una dieta baja en carbohidratos.

Si algo se ha podido demostrar a través de la ciencia, es que las dietas bajas en carbohidratos son buenas para :

  • El sobrepeso o la obesidad.
  • Diabetes tipo II.
  • Síndrome metabólico.

 

Hasta 21 ensayos controlados han demostrado que las dietas bajas en carbohidratos ofrecen mejores resultados que las dietas bajas en grasa.

Te presento 7 razones para elegir una dieta baja en carbohidratos en lugar de una baja en grasa.

 

1.- LAS DIETAS BAJAS EN CARBOHIDRATOS PROVOCAN RESTRICCIÓN CALÓRICA SIN ESFUERZO

Al comparar las dietas bajas en carbohidratos son las bajas en grasa, se ha visto que con la primera se puede comer hasta la saciedad, mientras que con la segunda se tienen que contar las calorías y el tamaño de las comidas.

A pesar de esto, las personas que hacen una dieta baja en carbohidratos tienden a comer la misma cantidad o incluso menos calorías que los grupos que hacen dietas bajas en grasa, esto es debido a la reducción de apetito que se produce al comer bajo en carbohidratos.

Por lo tanto, las dietas bajas en carbohidratos provocan pérdida de peso ” automática”. No hay necesidad de controlar las porciones, siempre y cuando se mantengan los carbohidratos bajos.

Conclusión: A diferencia de las dietas bajas en grasas, la dieta baja en carbohidratos permite comer sin contar calorías o medir el tamaño de las comidas. Comer menos carbohidratos provoca una reducción automática del apetito y con ello una pérdida de peso sin mucho esfuerzo.

 

2.- LAS DIETAS BAJAS EN CARBOHIDRATOS PUEDEN PROVOCAR UNA MAYOR PÉRDIDA DE PESO.

Reducir los carbohidratos provoca una mayor pérdida de peso que las dietas que son bajas en grasa. A veces la diferencia es pequeña, pero en algunos casos llega a ser de 2-3 veces más la cantidad de grasa perdida.

Se ha podido comprobar que esta pérdida de grasa con la dieta baja en carbohidratos viene principalmente de la zona abdominal.

Esto quiere decir que el nivel de grasa visceral, el cual está asociado a la diabetes, a las enfermedades del corazón y al empeoramiento del estado físico, puede ser tratado de manera efectiva con una dieta baja en carbohidratos.

Conclusión: Las dietas bajas en carbohidratos suelen provocar mayor pérdida de peso que las dietas bajas en grasa. También se ha comprobado que con una dieta baja en carbohidratos se consigue reducir mejor la grasa del vientre.

 

3.- LAS DIETAS BAJAS EN CARBOHIDRATOS REDUCEN LOS TRIGLICÉRIDOS

Los triglicéridos en sangre son un factor de riesgo importante para las enfermedades del corazón. En ellos influye mucho la cantidad de carbohidratos refinados que tiene nuestra dieta.

Por ello, reduciendo los carbohidratos también conseguimos una reducción de los triglicéridos, algo que las dietas bajas en grasa no consiguen, ya que los aumentan.

Conclusión: Las dietas bajas en carbohidratos reducen los triglicéridos, moléculas de grasa que pueden provocar enfermedades del corazón cuando están altas.

 

4.- LAS DIETAS BAJAS EN CARBOHIDRATOS AUMENTAN EL COLESTEROL BUENO

Los niveles de colesterol bueno son un factor importante para prevenir las enfermedades del corazón.

El colesterol bueno transporta el colesterol de diferentes zonas del cuerpo hacia el hígado para su reutilización o eliminación.

Otra efecto importante es que las dietas bajas en carbohidratos elevan los niveles de colesterol bueno, mientras que las dietas bajas en grasas los elevan menos, y en algunos casos incluso los reducen.

Los niveles de colesterol bueno son un marcador muy fiable para la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico y el riesgo de enfermedades del corazón.

Esto nos hace ver que las dietas bajas en carbohidratos son mucho mejor para nuestro corazón que las dietas bajas en grasas.

Conclusión: Las dietas bajas en carbohidratos son más eficaces para aumentar el colesterol bueno que las dietas bajas en grasa, las cuales pueden incluso reducirlo en algunos casos.

 

5.- MEJORA EL COLESTEROL MALO

El colesterol malo parece no mejorar mucho en las dietas bajas en carbohidratos, en algunos casos incluso llega a aumentar de manera ligera.

La situación es un poco más complicada de lo que algunas personas puedan pensar.

Hay más de una forma de colesterol malo. En primer lugar, tenemos pequeñas moléculas densas de colesterol malo, que son algo así como pequeños puntos negros. Se oxidan con facilidad y penetran en las paredes de las arterias.

Luego tenemos las moléculas grandes de colesterol malo, son esponjosas, como bolas de algodón peludas. Suelen alojarse en las arterias y provocar enfermedades del corazón.

Las partículas pequeñas y densas son malas, mientras que las grandes y esponjosas son buenas.

Así que tenemos que aunque las dietas bajas en carbohidratos no provocan una reducción real del colesterol malo, sí que parecen convertir las moléculas de colesterol malo en formas benignas.

Conclusión: Las dietas bajas en carbohidratos no reducen la concentración de colesterol malo, pero sí parecen mejorar las moléculas de manera que sean benignas.

 

6.- LAS DIETAS BAJAS EN CARBOHIDRATOS MEJORAN EL CONTROL GLUCÉMICO

Las personas que obtienen grandes beneficios con las dietas bajas en carbohidratos son las diabéticas.

Los diabéticos tienen incapacidad para transportar la glucosa a las células. Carbohidratos = glucosa, y el exceso de glucosa en el torrente sanguíneo es tóxico.

Menos carbohidratos = menos glucosa para los diabéticos. Esto provoca que se reduzcan los niveles de azúcar en sangre y que haya una menor necesidad de insulina y medicamentos para bajar la glucosa.

En muchos casos, las dietas bajas en carbohidratos parecen curar la diabetes tipo II.

Los médicos han comprobado que recomendando esta dieta a las personas diabéticas se llega a conseguir en el primer día una reducción del 50% en los niveles de insulina, lo que deriva en que los pacientes puedan reducir o incluso dejar de tomar la medicación.

Si eres diabético, es importante que consultes con tu médico antes de hacer cambios en la dieta.

Conclusión: Comer una dieta baja en carbohidratos ayuda a mejorar los niveles de azúcar en sangre y a reducir la necesidad de medicamentos en personas diabéticas.

 

7.- LAS DIETAS BAJAS EN CARBOHIDRATOS SON FÁCILES DE SEGUIR

Con las dietas bajas en carbohidratos no pasas hambre ni tienes problemas de ansiedad.

Se ha comprobado que son más fáciles de seguir que las dietas bajas en grasa.

Conclusión: Es un mito que las dietas bajas en carbohidratos sean más difíciles de seguir que las dietas bajas en grasa. De hecho, los estudios han comprobado que es más fácil de seguir una dieta baja en carbohidratos que una baja en grasa.

 

MENSAJE FINAL

Como ves, son muchas las razones para que elijas una dieta baja en carbohidratos en lugar de una baja en grasa.

Las personas que toman una dieta baja en carbohidratos suelen comer menos calorías y a sentir menos hambre. También pierden más peso en comparación con las personas que toman una dieta baja en grasa.

Comer una dieta baja en carbohidratos también mejora muchos factores de riesgo para la diabetes 2 y para las enfermedades del corazón.

De hecho, una dieta baja en carbohidratos es la manera más fácil, sana y efectiva de bajar de peso y mejorar la salud metabólica.

Esto ha sido todo, cualquier duda deja tu comentario.

Cuídate Mucho

Marcos

Una respuesta en 7 Razones para Elegir una Dieta Baja en Carbohidratos en Lugar de una Baja en Grasas

  1. obstetricia barcelona 24 Noviembre, 2016 at 11:33 #

    Muy interesante!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies